Estamos tan preocupados por las finanzas de las compañías que nos hemos olvidado que necesitamos empleados adiestrados en calidad. La calidad no se puede sacrificar. Si logramos entrar a varios mercados y aumentar las ganancias de las empresas debemos hacerlo con un producto a la perfección. De esa forma mantenemos al cliente y una buena estabilidad de mercado. Cuando logramos estabilidad en un mercado obtenemos fidelidad con nuestros clientes que a su vez recomiendan los productos que le vendemos.

La calidad se debe convertir en un activo para toda empresa. El mejoramiento continuo va de la mano con calidad. Las empresas que invierten en calidad aseguran una base sólida en el mercado y mayor facilidad de internacionalización y globalización en el mundo.
No solo basta que el día 30 ó 31 de cada mes logremos dar “release” porque nos vamos de “backorder”. Más importante aún es que ese producto no nos lo devuelvan con miles de dólares en pérdidas y demandas por mala calidad.

Próximos Eventos

EB_NO_UPCOMING_EVENTS